Futbolistas con nombres raros

Algunos futbolistas con nombres raros y graciosos
Me parece

Uno, por lo general, no tiene la culpa de llamarse de una manera o de otra. Ahí entran en juego los padres y sus ancestros que son los que llevan los apellidos a cuestas como el que lleva un carpesano con las facturas de la comida de los hámsters troqueladas. De ahí lo de los futbolistas con nombres raros que te decía el jueves.

Si te apellidas Kakuta a una parte de la gente le dará risa porque suena como a Caca+cagarruta y eso en España significa heces. A lo mejor en Guinea «Pérez» quiere decir «comedor de alcanfór» o «nalga almidonada» y ellos se parten cuando lo escuchan, pero no hay manera humana de saberlo.

Futbolistas con nombres raros que te decía yo

Gäel Kakuta

Empecemos por algún lado y Kakuta es tan buen lugar como otro cualquiera. Me imagino que el pobre Gaël no pensaría mucho en su apellido cuando estaba en Francia ni cuando estaba en Inglaterra, pero cuando fichó por el Rayo Vallecano… Ahí tuvo que decir: «¡Mier…!» y lo que sigue.

Kakuta es uno de los fichajes más caros de la historia del Rayo, en su momento desbancó a Bolic que ojito también con el nombrecito.

Elvir Bolic

Era un delantero normalito pero que no estaba mal. Eso sí: una vez firmó un autógrafo y un señor se fue detrás de él media Calle del Payaso Fofó. El bueno de Elvir pensaba que le estaba ovacionando pero con un malísimo acento bosnio. En realidad el señor le decía: «El Boli, El Boli…»

Esto creo que me lo dijo una persona.

Banel Nicolita

El nombre de pila ya me hace gracia porque es como un anuncio de Internet pero en asiático. Banel, Banel, Banel, Banel… Banel.

Lo gracioso es el apellido de este muchachote rumano. Parece que no tiene «ni colita» al revés que las gambas gabardina que ponen en el Gallego de al lado del Metro, que lo único que tienen de gamba es la cola y lo otro es tipo buñuelo. A lo mejor Buñuelo en rumano se dice Banel

Banel.

Ciprian Marica

Este no sabía si ponerlo porque no sé si se pueden meter palabrotas en Internet, pero por lo que he visto se puede porque he buscado muchos tacos y salen.

Hay un futbolista del Real Madrid que se llama Michel y que creo que debe tener algo que ver con Ciprian porque en muchos campos se le llamaba eso pero en grande (puede que sea un insulto porque en los campos de fútbol sí que se pueden decir palabrotas).

Kaká

Brasileño con buena planta y bastante buena técnica. Este chaval fue internacional y jugaba con Elano lo que a mí me hacía mucha gracia.

Elano Blummer

Nombre de esfínter y apellido de chicle, el pobre lo tenía todo para que le fuera mal en el fútbol y en el cole.

Seguro que su amistad con Kaká les dio mucho juego. Me imagino al entrenador sacando a Kaká por Elano sólo para que los aficionados se animasen cuando iban perdiendo.

Pierre Webó

Menos mal que nunca jugó con el Elano porque la sustitución, además de malsonante, parecería una lesión gravísima (peor que una diverticulitis). Imagina que sale Webó por Elano… 

Ray Putterill

En la liga inglesa no pasa nada por llamarse Putterill, pero si Ray hubiera fichado por el Rayo o por Osasuna como Webó habría habido mucho cachondeíto.

Seguro que alguno le llamaba Hijo de Putterill para hacerle rabiar y él, como no hablaría mucho español, no se daría cuenta del juego de palabras y sonreiría.

Alexandre Pato

Bien visto podría haber sido peor porque hay brasileños que se llaman Lucas. La pena es que coincidió con Paulo Henrique Ganso así que hacían una pareja muy cómica.

No confundir con El Pato Sosa que no se llamaba Pato ni nada, era un mote que le pusieron porque se caía todo el rato. Tampoco confundir con El Pollo Olivera que tampoco era un pollo: era un señor uruguayo-

Ahora que lo pienso los mismos que llamarían a Ray Putterill «hijo de Putterill» puede que llamasen a Alexandre: «Hijo de Pato» que es casi un insulto. Al Pato Sosa no le dirían nada porque de una patada te deja el cóxis al bies.

Simone Vergassola

En España se dice: «picha española no mea sola» cuando van varios hombres al excusado para «cambiar el agua al canario». Yo he ido a muchos bares y nunca he encontrado un canario en el excusado, pero sí varias monedas, papel higiénico, un llavero que me guardé, escobillas políglotas, un canguro de perfil y palabrotas escritas en las paredes.

Que digo que eso es en España porque en Italia no sé. Lo mismo Verga Ssola siempre tiene que ir sin compañía a lo del canario ese. O a lo mejor en Italia es otro bicho como una salamandra, me gustan las salamandras porque saben escuchar (contra todo pronóstico)

Karamoko Cissé

No sé porqué alguien puede llamar a su hijo Karamoko. En el instituto te llaman cosas peores pero, al fin y al cabo, no son tus padres.

José Aurelio Gay

En la época en la que José Aurelio jugaba a los homosexuales se les insultaba llamándoles como a Ciprian, todavía no se utilizaba la palabra Gay con lo que él estaba tan pichi.

Pero claro, luego ya de entrenador sí. Ahí seguro que se le inflaban las narices con los comentarios de turno. Porque si uno es homosexual le da igual que le llamen homosexual pero si no pues no lo entiende uno y molesta. Si uno es de Albacete le parece bien que le digan que es de Albacete, pero si uno es de Granada… ¿a santo de qué le van a decir que si es de Albacete? Vamos es que no se entiende, lo siento mucho.

Carlos Secretario

Vamos que su uno es secretario le parece bien a uno que le llamen secretario, pero si es un futbolista portugués no se entiende que le llamen secretario. Pero en este caso se llamaba Secretario de apellido así que sí tiene sentido que le llamen a uno Secretario, pero sólo en este caso o en el caso de ser secretario.

Gianluigi Lentini

Corría que se las pelaba con lo que los otros futbolistas se quedarían alucinados. JAJAJA.

Pensarían: «¡¿cómo que lentini?!» se confiarían y luego se les quedaría la cara de Secretario porque ese sí que era lentini.

Lubo Penev

Fíjate que cuando todos se reían con este nombre yo también. No suelo coger los chistes de los demás, pero este es que es evidente.

En aquellos años, en el País Vasco, había un partido muy potente que se llamaba PNV que es casi como decir PENEV. Lubo no era vasco: había nacido en Bulgaria con lo que tenía más gracia.

Gianluigi Buffon

Poca broma porque es un porterazo lo que pasa es que su nombre parece un insulto (en español). Aquí los bufones son personajes grotescos que hacen reír a los reyes y clases acomodadas, pero en italiano creo que también.

Tranquillo Barnetta

Se lee: «tranquilo» y ya es suficiente castigo, pero casi es mejor así que si se leyera Tranquillo. Cogerle el tranquillo a algo a alguien en España es pillarle el truco, en Italia lo mismo es un personaje grotesco.

Raúl Tamudo

Un clásico del Espanyol de Barcelona. El apellido parece insinuar que Raúl está como las estatuas o las personas que salen en las cajas de cereales: mudos, afásicos, silentes, afónicos, especialmente tranquilos (Barnetta)

Esteban Cambiasso

Lo más cómico es que Esteban tiene un hermano que se llama Nicolás con lo que, un día, puede ir uno por otro al entrenamiento y gritarle al entrenador: «¡Cambiasso!» (que es como decir: «cambiazo» pero en argentino y enfatizando mucho)

Ninguno de los dos era para tanto, Esteban era decente pero Nicolás era muy malo centrando. A lo mejor por eso jugaba de portero.

Genaro Gatusso y Simone Perrotta

Los pongo juntos porque así hace más gracia. Parecen dos personajes de un cuento infantil italiano.

Serían un Gato con una gorra de cuadros que se enfada todo el rato y una perra grandota que le da puñetazos cuando persigue a un ratón.

Qué regalar en Navidad o el 9 de abril (Santa Casilda de Toledo)

Me parece

Yo no sé si a vosotros os pasará lo mismo pero nunca sé que regalar en Navidad ni el día de la onomástica de las Casildas, que es un nombre anormalmente popular, yo conozco a cinco casildas. Una es la madre de otra, luego hay una más joven que es sobrina de la primera y prima de la segunda, luego había otra que era la abuela de una, la madre de otra y tía abuela de la pequeña. La quinta es un cerrajero con perilla que me montó un resbalón del revés.

Continuar leyendo «Qué regalar en Navidad o el 9 de abril (Santa Casilda de Toledo)»

Crítica de Cyrano de Bergerac de Rostand

la cara de Cyrano de Bergerac cuando Djukic falló el penal
Me parece

Yo leo bastante. El doctor me recomienda que lea y haga ejercicio para mantener la mente y el cuerpo activo.

Leía y corría a la vez así que me lesioné al tropezar a la vez con Cyrano de Bergerac y Tristán (un setter irlandés de color café). La culpa fue completamente mía porque estaba tan metido en esa parte que dice “No gracias” varias veces, que me colé en el Pipi Can y me llevé por delante al pobre Tristán que estaba consultando no se qué datos del catastro por una cosa de un alquiler.

Continuar leyendo «Crítica de Cyrano de Bergerac de Rostand»